Últimos posts

Subscribirme al RSS

Los Amigos del Morín, nominados a Los Goya





Difícil labor la que me propuse, plasmar en solo un capítulo parte de nuestra etapa juvenil, de los Amigos del Morín, en los años 60 y 70, en el barrio que dio nombre a nuestra “Cofradía”, en la ciudad de Monforte de Lemos, dentro de nuestra comunidad gallega.

 

Tantos y tantos recuerdos…. Teniendo en cuenta que lo mío, nunca fue la síntesis, entonces el tema me supera. Esto no es una amenaza encubierta para un “continuará”.

 

Aprovechando el nombre del restaurante, Los Goya, en el cual celebraremos nuestra “Xuntanza” de este año –como anuncio en el post anterior de este blog-  y siendo un entusiasta del cine, me auxiliaré de sus imágenes para decir con unas pocas, lo que me ocuparía decenas de folios explicarlo con palabras.

 

Una de mis películas favoritas es Amacord  -Mis recuerdos, o me acuerdo, de Fellini, del año 1973- y esto no lo digo, por coincidir esta reflexión con una edad, la mía, en la cual “las batallitas” de la edad pretérita, tienen todas las de ganar respecto a las de la edad presente –y es muy aventurado especular sobre el futuro-. Pero esta película me viene como anillo al dedo.

 

Hoy, mis recuerdos de esa etapa, coinciden de pleno con ese sublime guión, tanto es así, que si no fuera, por la disparidad en el espacio y en el tiempo, entre su Remini, ciudad italiana, natal de ese maestro del cine, -en la que basa los recuerdos de su infancia, y primeros años de juventud- durante el fascismo de Mussolini. Y la mía, una ciudad gallega de Lugo, bajo la dictadura de Franco; las coincidencias, como digo, son tales que muchos capítulos de esa película, parecerían plagio de algunos, que me tocó –nos tocó- vivir a finales de la década de los 50 y  la de los 60, en mi barrio del Morín.

 

Los personajes casan al cien por cien, no es cuestión de enumerarlos, solo decir que hasta hay una estanquera, que si bien la de mi infancia estaba ya no en edad de merecer, dicen que en su etapa moza, sus inmensas pechugas –rememorando a las de la expendedora de tabaco, en el famoso pasaje de máxima carga erótica de la película- eran capaces de albergar una cabeza mas amplia que la del niño protagonista de la película. Apuntaré otro dato, la estanquera de mi historia, enseñó e invitaba asiduamente a los jóvenes del barrio, a jugar a la  brisca -juego de naipes muy popular en Galicia- y lo hacían en torno a una mesa camilla, con una particularidad, las “señas” no se daban de la manera convencional que marca el juego, sino que se hacían con manos y pies por debajo de sus faldas y faldones, los de ella y de la mesa.

 

No podía faltar el personaje de la joven “Volpina”, otro muy singular de Amacord, la cual en su deambular, a los atardeceres, por el malecón de Remini, y para sofocar sus “calenturas”, siempre estaba presta a “cabalgar” sobre la moto del “salido” de turno, y sobre él en la arena de la playa. En mi pueblo no hay mar, y en mi barrio, la pájara en cuestión “revoloteaba” a la puesta de sol por la chopera del Vivero, y mitigaba su fulgor y el del prójimo, sobre la hierva, a orillas de un cantarín riachuelo, el Murín, que es el que dió nombre a nuestro barrio. Como veis, bucólicamente coincidente.

 

¿Y el personaje de Teo?, en la película, el loco -o simplemente reprimido-, que se sube a un árbol, implorando voz en grito que quería “una donna”, de lo cual lo disuade una monja, más fea que una mentira, prototipo de los más sinceros votos de virginidad;  que cuando, el pobre Teo, ve trepar al árbol semejante adefesio, cesa automáticamente de su reivindicación y baja raudo y veloz del nogal, En el Morín, la represión fascista de la posguerra también hizo estragos, y más de un paisano las pasó tan “estrechas” que pienso y afirmo, que hacía falta pasar mucha “necesidad” para ser capaz, de montar un guirigay, en la riberas del Cabe, con alguna meretriz que precisamente no era tampoco un “bellezón”, Como siempre diré para justificar esos casos, se juntaban el hambre con las ganas de comer…

 

En una parte de la película, hay unas imágenes de la pandilla de amigos del protagonista, metidos en un coche dentro un garaje abandonado y dándole a la “manivela”, no precisamente del auto. En un momento dado, uno, deja volar la imaginación y rememora en sus sueños, a una chica en concreto, e incluso dice su nombre; entonces un compañero lo recrimina diciendo, algo así como “a esa ni mentarla que es mí hermana”. Pues hasta en eso, como casi siempre pasa, la realidad supera el guión, y habría que rememorar pasajes de la novela de Vargas Llosa, “La ciudad y los perros”, para ambientar ciertos pasajes, del “aprendizaje” de algún personaje de mi barrio.

 

 

Para el final dejo un pasaje, de Amacord, que para mí particularmente, me traen recuerdos tristes. Este es, cuando en el colegio, unos randas,  valiéndose de un mapa enrollado, empleado como sistema de canalización, orinan a los pies del alumno más gili… de  la clase, cuando la profesora le tomaba la lección en el encerado. Ahí siempre veo a mi amigo, ya fallecido “El Pataca”, que precisamente no era del Morín, se crió en el Cardenal, pero que de muy buena gana lo tendría sentado a mi lado, en estas cenas de confraternidad. Era El Randa por antonomasia, pero con un corazón y simpatía que hacían Grande a mi amigo; que a su vez fue también compañero de muchos Amigos del Morín. Sus “fechorías” llenas de picardía e ingenio, hacen pequeñas las clásicas de robar fruta a nuestros convecinos, o las del clásico “roba canicas y peones” del vecindario, que también los hubo.

 

Se que me dejo muchas anécdotas, pasajes o vivencias, en el tintero, pero lo hago con toda la intención; esas batallitas, como digo, las reservo para dar la paliza a mis compañeros de mesa, en nuestras cenas anuales de confraternización.

 

P.D. En la página de nuestro amigo, perteneciente a la cofradía, José Ramón Casanova, jrcasán -a la cual se puede acceder también desde el enlace, al efecto, de este blog-, se trata con rigor <con la colaboración de Felipe Aira, historiador> los inicios o fundamentos del barrio del Morín. Por si alguno quiere profundizar en el conocimiento de este barrio, adjunto el enlace concreto.

 

http://www.jrcasan.com/MONFORTE/morin/morin.htm

 

A José Ramón, también pertenece la foto, de una parte del Morín, concretamente a la parte correspondiente a la carretera comarcal de Lugo, la cual incluyo en este post,-con su permiso, je, je, je; hay otros que no lo hacen, y utilizan material ajeno como si de una expropiación forzosa se tratara, pillines que son-

 


Permalink     3 Comentarios    




Comentarios

Estos recuerdos bien merecen estar en la Historia de Monforte, en su apartado, Morín-Murín.
Vale Carlos, aunque no entra muy bien en el tema, creo que aunque fuese con calzador, deberías poner en estos recuerdos al Recho.

enviado por casan el 05 julio 2009 a las 07:00 PM CEST
Sitio web:: http://www.jrcasan.com #

Gracias por la inclusión en tu página. Haremos algo para incluir al Recho.

enviado por José Ramón el 05 julio 2009 a las 09:52 PM CEST #

He rectificado un error de ubicación, en uno de los párrafos. Los que habéis leído la versión anterior, y si sois seguidores de Fellini, ya os daríais cuenta.
Pido disculpas por semejante afrenta a ese gran guión.

enviado por Albo el 08 julio 2009 a las 09:10 PM CEST #



Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado