Últimos posts

Subscribirme al RSS

José Saramago, en su memoria y de la de Caín


Persona, de las pocas que aun quedaban con los ideales vivos; ya sin él, casi ninguno con el pensamiento de que el hombre puede vivir felizmente en comunidad, haciendo un reparto justo y equitativo de la riqueza.

Se fue un hombre tranquilo, en eso coinciden los que lo conocieron personalmente; yo añadiría que era un activista que no se dejó influir por el frenesí consumista actual. Nunca parecía tener prisa, su porte emanaba mesura, así lo he visto en una entrevista, concedida a una cadena de televisión, que fue emitida hace pocos meses; y con toda esa tranquilidad del “mundo” previno de una “epidemia de ceguera” para todos los seguidores del sistema capitalista.

Es de justicia que en el reparto del cielo, tu alma de agnóstico convencido, de campesino comunero portugués, la parcela que te toque, no debe gozar de privilegio alguno, sería segura tu oposición, magníficamente argumentada  por un Nobel de Literatura -que no lo aparentaba-. Pero que nadie le toque a los linderos de tu obra, debe conservarse integra, para abrir los ojos del espíritu de las generaciones venideras, y esos jóvenes lectores por fin “luchen” contra tanta  mediocridad interesada.

Pido, sin estridencias ni crispaciones, pretendiendo solamente imitar su talante, RESPETO, del Vaticano y de todas de las religiones, para un no creyente; pero ya quisieran tener, los Obispos de Cristo,  unos ideales tan claros y firmes en defensa de los “Pobres del Mundo”, como tenía el “agitador de conciencias” -como alguien denominó acertadamente-.

También, al escribir esta nota, estuvo presente el recuerdo de mi padre, Abel González, el cual albergaba parejos ideales. Permitidme que en tono confidencial os diga lo que para mi es una coincidencia, el título de la última obra -2009- de Saramago es: Caín -último motivo de irritación del Vaticano-, Apelativo cariñoso que le daban, algunos amigos, a mi padre. Espero que sea mi próximo libro de mesilla de noche.

Permalink     Sin comentarios    






Enviar un comentario

nombre:
correo electrónico:
url:
Su comentario:

sintaxis html: deshabilitado